A cuento del pH, el azúcar y otros asuntos que nos «muerden» la lengua

En estos días Smokingpipes ha sacado un artículo muy interesante de leer. En el artículo, Chuck Stanion, nos habla de algo tan importante y tan controvertido como es la “mordida” de la lengua al fumar en pipa. La mordida, para que nos entendamos, es la inflamación de la lengua al fumar, y es una de las principales causas por las que la gente que se inicia a fumar en pipa, después de un inicio terrible, la abandona con un muy mal sabor de boca. Es por tanto uno de los temas recurrentes en las conversaciones y se ha generado mucho mito a su alrededor. Chuck trata en el artículo de explicar las causas que generan ésta “mordida” y da consejos para evitarla.

Por cierto, el artículo ha sido traducido en el foro de ERICARTE

Aquí, en España, en los círculos piperos se ha creado cierto debate alrededor del artículo de Chuck. Por lo que voy leyendo en los diferentes espacios on-line por donde me suelo mover, hay en general una buena aceptación al contenido del artículo, pero no dejan de aparecer voces de personas con buen conocimiento del tabaco de pipa que han elevado cierta crítica a éste. La crítica se fundamenta en que el artículo  introduce conceptos como el pH o la temperatura del humo del tabaco como elemento principal en la mordida, cuando en tabacos sin la cantidad de aditivos que introduce la industria en los tabacos comerciales, la mordida en personas ya experimentadas, o no aparece, o apenas existe. Se critica que se maree la perdiz, razonando sobre bases cientificistas como el pH o el nivel de azúcar, para eludir la razón principal: la adulteración por química del tabaco como causa real de la mordida.

Bien, por experiencia personal, que no es ni de largo la de otros y otras personas que llevan años fumando y que se han dedicado al estudio del tabaco, he de decir que estoy bastante de acuerdo con esas afirmaciones. De hecho, en tabacos de determinadas marcas, la incorporación de aditivos es tan exagerada, que por mucho que sepas fumar, o tienes ya un cayo en la lengua, o por fuerza te la va a dejar marcada. Quizás no llegue a ser tan exagerado como en un novato que directamente se la carboniza, pero vamos… Por ahí nos vamos a mover. Práctica ya exagerada en determinados aromáticos donde abusan de una mala calidad de tabacos de base, junto a cantidades ilimitadas de aditivos aromatizantes y saborizantes.

Por tanto, he preferido dirigirme a una persona que sí tengo claro sus conocimientos basados en su condición profesional y su experiencia. Me refiero a Lobo Carpintero. Lobo para poneros en antecedentes, es uno de los promotores del “Taller”. Un espacio de estudio y aprendizaje en la construcción de pipas, y de procesamiento de tabacos para pipas en México, de donde es y reside. Sus conocimientos académicos son amplios, y algunos de ellos los ha dejado escrito en su blog personal .

A él me he dirigido y con su permiso a continuación os voy a dejar la conversación que mantuvimos por Telegram. Espero que os sea de utilidad, y os pueda despejar alguna de las múltiples dudas que nos suele acompañar a los frikis del mundo piperil:

Pregunta inicial Maxi:

Hola Lobo.  Me gustaría saber tú opinión respecto al artículo de smokingpipe sobre el pH y la mordida.

En un chat donde estoy,  algún usuario con conocimientos de desarrollo de mezclas y tabacos, crítica el artículo indicando que parte del contenido es un intento de esconder la causa real de la mordida. Que usa conceptos como el pH para usar términos cientificistas que escuden el hecho que la mordida en el tabaco comercial,  es casi siempre derivado de la cantidad de aditivos que le ponen. Indicando que un tabaco bien madurado,  procesado,  y preparado para fumar (baja humedad) no muerde, aunque sea un virginia puro sin aditivo alguno.

Otro de los aspectos interesantes del artículo,  es cuando Chuck habla de la humedad idónea para fumar tabaco.  Resuelve mejor tirando a seco,  pero también incide que los sabores se transportan por el vapor de agua a la boca.  Por eso un tabaco seco sabe poco,  y es arisco. Yo no soy experto en química,  así que no sé cuánta razón tienen en esa argumentación. 

Lobo Carpintero:

Hola Maxi, ya le di una leída al artículo y efectivamente tiene algunas imprecisiones. Trataré de ir abordando paso a paso el asunto, porque las críticas tienen razón en algunas cosas, pero también el artículo.

En primera instancia muchos procesos de transformación se ven afectados por la acidez/alcalinidad del medio, pero no siempre justifica estar tomando mediciones para resultados satisfactorios. Por ejemplo, cualquier ama de casa hace la comida sin tomar medidas de pH y le queda rico, mientras un productor de cerveza todo el tiempo está controlando ese parámetro. Es cierto que muchos son los factores que pueden alterar el equilibrio ácido/base y no me refiero al punto neutro. En panificación la alcalinidad es responsable del esponjado de la masa durante el horneado y por tanto se busca un equilibrio básico.

Importante resaltar que durante las transformaciones químicas la generación de productos y eliminación de otros implica transformaciones REDOX que alteran el pH, no así las transformaciones fisicoquímicas. Entonces: la cantidad de aditivos que se agregan indiscriminadamente afecta el balance y provoca mordedura en el tabaco. El típico ejemplo son las mezclas aromáticas con mucho topping que casi siempre muerden

Sin embargo, elementos como el azúcar NO tienen nada que ver con el pH. Las fresas, por ejemplo, son muy ácidas –a veces incluso más que un limón– pero son dulces por la cantidad de azúcares. Los tabacos en altas concentraciones de azúcar no muerden por pH, pero efectivamente tienden a causar daño en lengua porque se combustionan a una mayor temperatura. Los caramelos y la melaza tienen un punto de fusión superior a la temperatura de ebullición del agua.

Un tabaco bien procesado es noble y tiende a no morder; malos procesos con altas concentraciones de clorofila son malas para las mixturas. También la presencia de magnesio y otros analitos.

Respecto a lo comentado de la humedad, efectivamente es tal cual, pero la cantidad de agua del tabaco respecto a la humedad del ambiente (humedad relativa) suele llegar a un equilibrio durante la fumada mediante un ajuste instintivo del usuario; el fumador, sin proponérselo de manera consciente, busca el equilibrio

Así pues, si tú vives en la playa y viajas a media montaña por vacaciones, o al revés, notas de inmediato que tú tabaco sabe distinto, es más sabroso o pierde matices.

Justo por ello en días fríos preferimos los ahumados sobre los Virginias.

Maxi:

Entonces, ¿adicionar con melaza o con miel tenderá a elevar la temperatura de combustión, pero hará más basal la mezcla de virginias?

Lobo Carpintero:

Correcto, pero puede compensarse con la adición de sales carbonatadas. Es muy poco lo que modifica el pH, su aportación se debe al aumento de sólidos totales (ppm) que modifican la flamabilidad de la brasa. La miel de abeja es bastante indeseable en la mezclas de tabaco pero la de agave y la de dátiles va bien (En pequeñas adiciones).

Maxi:

Así los sabores se transportan con la humedad a la boca?  ¿Es cierta esa afirmación? ¿Demasiado seco provoca pérdida de matices por ese motivo?

Lobo Carpintero:

Si, también es cierto.

Lo que percibimos en boca son los volátiles atrapados en vapor de agua, pero se trata de agua líquida. Las moléculas responsables de los sabores y aromas son termolábiles (se destruyen fácilmente con calor). El ejemplo del café es bueno.

En el corazón de la brasa se alcanza 900ºC pero NADIE toma el humo en boca a temperaturas de ebullición. Es impresionante cómo en tan poco recorrido la temperatura cae hasta unos 60-75ºC. El humo es tibio, tal vez tenga 40º, pero nunca lo he medido.

Finalmente os quiero trasladar mi opinión personal: para mi el contenido del artículo es muy bueno, aunque pueda dejarse fuera conceptos como los desarrollados y clarificados por Lobo. Ya me gustaría haber dispuesto de un artículo así cuando empecé. Y eso que yo me inicié cuando ya existían foros y estaban en su esplendor, como el Pipaforo, donde aprendí que comprar y de que tipos de tabacos huir. No todo lo antiguo ha de ser por fuerza mejor que lo actual, y casas como C&D tienen, y va a tener aún más, tabacos casi artesanales de calidad. Aunque es cierto que si sabes cómo tratar y madurar el tabaco desde origen y cómo procesarlo, tendrás tabacos de otra liga. La industria no deja de moverse dentro de un sistema económico y de producción. ¡Es el Capitalismo, idiota!

Espero que os haya podido ayudar. 

3 comentarios sobre “A cuento del pH, el azúcar y otros asuntos que nos «muerden» la lengua

Agrega el tuyo

    1. Gracias Pek.

      La idea era justamente esa. Que éste es un debate bizantino donde cada uno va diciendo de su parte. He intentado basarme en criterios lo más científicos posibles, y por eso le he pedido a un experto en Química como Lobo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: