Trece años y un día

Estaría quizás triste pensando “Se han olvidado de mí”. O puede que sus pensamientos fueran en sentido contrario y estuviera dando saltos de alegría cantando una tonadilla “Me he librado, me he librado”. Ambas líneas de comportamiento son posibles. Más aún: son compatibles. Seguramente en estos últimos trece años los estados de ánimo se fueron alternando, el día triste se sentía olvidada y el día alegre liberada.

El hecho es que una lata de tabaco de trece años no siente penas ni alegrías, no se lamenta, no celebra. Trece años de reposo, perfectamente sellada y protegida en bodega, hasta que un día es sacada de su letargo y abierta para mostrar su contenido al fumador afortunado quien sí celebrará o lamentará según lo que encuentre en su interior.

Hoy me toca celebrar. La lata de Balkan Flake de Samuel  Gawith no ha decepcionado mis expectativas. Entró en bodega en Octubre de 2009 y ha sido abierta hoy día 1 de Julio de 2022.

Su buen aspecto exterior invitaba a ser optimista. Sólo unos pocos roces en el borde exterior  y una pequeña mancha de óxido en el fondo afeaban un tanto su apariencia.

Tuve que ejercer presión para abrirla ¡buena señal! Papel interior color marfil pero sin manchas de óxido ¡bien, vamos bien! Aromas suaves a regaliz y ahumados, para nada agresivos, se desprenden del contenido.

El tabaco es de color marrón oscuro y está recubierto de venas de cristales de azúcar, es flexible y su punto de humedad perfecto, puede fumarse sin necesidad de re-hidratar. El grosor del corte es desigual, algunos flakes tienen apenas 1 mm de grosor mientras que otros pasan de los 2,5 mm.

Quito con los dedos el exceso de cristalización y rompo ligeramente dos tiras que cargo en la Mastro de Paja sin apretar demasiado. Necesito tres llamas para prenderlo, a partir de ahí la fumada es continua, sin re-encendidos, sin sobresaltos.

En boca se instala un agradable dulzor especiado, es como si se añadiera jengibre rallado, pimienta y clavo a un puñado de azúcar moreno. Ligero picorcillo en la nariz. Ahumados sutiles. No quema, no irrita, no tiene aristas ni estridencias, los sabores y los aromas están perfectamente ensamblados.

Ese dulzor especiado y equilibrado se mantiene hasta el final dándome una magnífica fumada. Gracias a su edad y a pesar de su nombre esta labor no es hoy un Balkan (opino que nunca lo ha sido) ni siquiera un Latakiado. Es, sencillamente, un magnífico tabaco.

8 comentarios sobre “Trece años y un día

Agrega el tuyo

  1. Un placer leerte, como siempre.

    Qué gozada cuando se abre una lata con esos años encima, sobretodo si se conoce ese tabaco «fresco» y se pueden apreciar las diferencias que le ha conferido el paso del tiempo.

  2. Buen articulo, una pregunta ¿a vuestro juicio las mezclas inglesas y balkans pierden mucho con el embodegado?

    Tengo entendido que pierden bastante punch con los años, es que tengo varias en la bodega y quisiera saber si conviene fumarlas de las primeras.

    Gracias!

  3. Gracias Cortomal.

    Planteas una pregunta de difícil respuesta.

    Es cierto que igual que ocurre con los vinos en bodega, existe un proceso de fermentación y maduración hasta llegar a un punto en el que el vino y el tabaco se deterioran o, en el mejor de los casos, dejan de evolucionar.

    El tabaco Virginia es el que sufre cambios más notables en bodega debido a su alto contenido en azúcares y celulosa, y es el que más se beneficia de los largos períodos de guarda.

    Los tabacos Orientales, y aquí incluyo el Latakia, tienen menor contenido de azúcar y no necesitan de largos períodos de tiempo en bodega para alcanzar su evolución óptima.

    Las mezcla Inglesas y Balkan maduran, por supuesto, pero cada mezcla lo hará de manera distinta según las proporciones de cada tabaco que contenga, la humedad de la lata en el momento de su sellado, la cantidad de aire que almacenen, etc. El punto óptimo es una cuestión subjetiva, pero me atrevería a decir que a una mezcla Balkan o English le bastan unos pocos años para dar lo mejor de si misma, a partir de ahí el tabaco puede perder sabor y fuerza y no tiene sentido mantenerlo en bodega.

    Saludos y buenos humos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: