El ritmo (cadencia) de la fumada.

Cuantas veces hemos escuchado los consejos sobre fumar pausado, fumar lento o bien, tener en cuenta la cadencia de nuestras caladas al fumar.

¿Tiene esto algún beneficio para el pipa fumador? De hecho, la respuesta es un rotundo sí, y no sólo un beneficio sino muchos.

Fumar en un ritmo lento, nos permite generar menos humedad en el fondo de la cazoleta y el caño además de controlar la temperatura que se genera en el hornillo, evitando así, que la cazoleta se caliente de más. También nos permite tener una fumada más fresca, evitando que el humo, alcance una temperatura tan alta que pueda quemarnos la lengua y/o el paladar, además de permitir, que el tabaco se tueste poco a poco y tenga una combustión más homogénea.

La Pipa – Pipaforo
Imagen tomada de www.pipaforo.es

Entonces, ¿la fumada debe ser siempre lenta?

En mi experiencia, he encontrado que el tabaco que se utiliza para pipa y cigarro o habano, generalmente es una mezcla de varios tabacos u hojas de tabaco. Hay que entender que no todos los tipos de tabaco queman igual ni se comportan igual con el incremento de la temperatura, y esto puede ser a causa de los procesos de fermentación o los aditivos que este contenga.

Tipos de Tabaco - Tabacopedia

Y es que debemos empezar desde lo más básico. Cuando decimos que encendemos la pipa o damos fuego a la pipa (expresión que suelo utilizar en mis reseñas de tabaco) debemos comprender qué es el fuego y qué estamos haciendo con él.

¿Qué es el fuego?

Soñar con fuego: una oportunidad para renovarte

Se llama fuego al conjunto de partículas o moléculas incandescentes de materia combustible, capaces de emitir calor y luz visible, producto de una reacción química de oxidación acelerada. 

Básicamente, es la rápida oxidación de los materiales, una reacción química que involucra un material combustible, un detonante o energía de activación y un comburente.

¿Y esto qué tiene que ver con la pipa? Bien, pues tiene mucho que ver, entendamos que en nuestro caso, nuestro combustible es el tabaco, nuestro comburente es el oxígeno que jalamos hacia la cazoleta en cada calada y nuestra energía de activación es la braza (cuando la pipa ya está encendida) o bien el fosforo o encendedor al encender la pipa.

Una vez que comprendemos esto, es necesario comprender qué está pasando con el tabaco durante la fumada, por lo que, continuando con los tecnicismos, realmente está sucediendo en el hornillo de la cazoleta. Es la rápida oxidación del material combustible que se encuentra dentro, es decir, el tabaco se está oxidando rápidamente. Ya aclarado y establecido este punto, cabe mencionar que durante este proceso de rápida oxidación, el tabaco desprende aromas y sabores muy diferentes dependiendo de la velocidad con la que se esté oxidando, o mejor dicho, combustionando; es decir, sabe diferente dependiendo de la velocidad de la calada y de la temperatura en la que se encuentra el hornillo.

La pipa y el puro utilizan una mezcla de tabacos (generalmente) y aditivos como el propilenglicol (en la gran mayoría de los casos) que se utiliza para mantener húmedo el tabaco lo que durante la fumada ayuda a tener una oxidación o combustión más lenta. Algunos tabacos como el virgina, combustionan más rápidamente que otros tabacos como el perique y la latakia cuyos procesos de fermentación les aportan cualidades que permiten tener una combustión más lenta. Al fumar estamos quemando varios tipos de tabaco mezclado y todos ellos se queman a una misma temperatura provocada por nuestra cadencia, por tanto, al tener varios tipos de tabaco quemándose a una misma temperatura, esta causará que el tabaco desprenda diferentes tipos de aroma y sabor beneficiando más a un tabaco en particular que al resto.

En una labor inglesa por ejemplo, al fumarse en un ritmo medio a rápido, la latakia desprende por completo sus aromas leñosos y amaderados, de fumarlo más rápido incluso se podrían percibir notas cárnicas; pero este ritmo por el contrario no beneficia al virginia y algunos orientales ya que sus azúcares quemarán demasiado rápido, dando notas amargas o sabores a quemado. Si esta misma labor se fuma lento, el fuego y proceso de oxidación favorece al virginia y a los orientales, permitiendo percibir notas dulces, agridulces, las cuales se tornan pajosas y ácidas cuando aumenta la temperatura y velocidad de oxidación o combustión; en cambio, la latakia atenuará la intensidad de sus sabores sintiéndose menos potente y siendo menos protagonista.

Pero, ¿qué pasa si esta misma labor inglesa se fuma variando la velocidad de la calada? La temperatura y la velocidad del proceso de oxidación o combustión comienzan a variar durante la fumada. Y es entonces cuando todos los tipos de tabaco contenidos en la labor tienen su chance de ser protagonistas en algún momento de la fumada; en algún momento intermedio todos los tipos de tabaco convergen en un punto en el que todos aportan algún aroma o sabor agradables; y en algún punto, un tabaco sabrá mejor mientras otro aporta alguna nota no tan agradable pero que, en conjunto con aquella que de buen sabor, crearán una mezcla bastante interesante al paladar. Es como comer una pizca de sal, seguramente esto no es agradable al paladar, pero qué pasa cuando se pone esa misma pizca de sal en algún alimento o fruto: el sabor de ambos cambia y se vuelven agradable al paladar.

Lo mismo sucede con el resto de labores, vapers, escocesas, balkan, aromáticas, inglesas, americanas. Con todas sucede lo mismo, incluso con los cigarros o habanos, ya que en estos últimos sus cualidades aromáticas y olfativas, también cambian cuando se juega con el ritmo. Tanto el tabaco para pipa como el cigarro o habano generan humedad durante la fumada (lo que le llaman los aceites del tabaco); en el caso de la pipa esta humedad se concentra en el fondo del hornillo y en el caso del cigarro o habano, ésta se concentra en el pie del cigarro; es decir, el tercer tercio. En ambos casos, esta humedad impacta en el proceso de oxidación o combustión haciéndolo más lento o deteniéndolo por completo. Además en la gran mayoría de los casos también se vuelve un líquido combustible o materia de combustión que por sí sola desprende sus propios gases, aromas y sabores los cuales, por cierto, no son para nada agradables.

Sin duda, ser conscientes del efecto del ritmo de la calada sobre la fumada, puede ayudarnos a disfrutar más de nuestro amor por el tabaco. Saber jugar con diferentes ritmos durante una misma fumada nos ayudará a comprender mejor las labores que los maestros mezcladores nos ofrecen, la intención con la que se creó esa mezcla (un tabaco exótico, de todos los días, mañanero, de sobremesa, etc.) o mensaje que nos quieren transmitir con sus recetas (fortaleza, carácter, serenidad, intensidad, etc.).

Desde luego, yo no soy químico, biólogo ni tampoco un experto en el tabaco, la pipa y el habano. Mi intención no es la imponer ideas o conceptos en este hermoso y delicioso arte del buen fumar, ojalá este tema ayude para una mejor investigación al respecto (con mejores bases y mejores fuentes) que nos ayude a todos a entender mejor nuestra pasión siempre con el fin de disfrutarla cada día más.

¡Buenos humos y felices tragos!

9 comentarios sobre “El ritmo (cadencia) de la fumada.

Agrega el tuyo

  1. Un enfoque muy muy interesante. Más allá de sensaciones o experiencia personal, está el enfoque más científico. Me gusta.

    Respecto a los sabores y comportamientos de los diferentes tabacos, querría añadir algún apunte: no sólo se ha de tener en cuenta los tabacos, también el procesamiento y corte. Los Flakes elaborados mediante escuela inglesa, los virginias se fermentan, se homegenizan con otros tabacos. Suelen ser tabacos como los Samuel, que si le das “candela” no se degradan con facilidad, a diferencia de otros de otras casas. Es cierto que su grado de combustibilidad disminuye, pero si aprendes el “punto” de fumada, te ofrecerán pipas extraordinarias.

    Así hay elementos diferentes, no sólo el tipo de tabaco, que augmenta o disminuye ese grado de oxidación que indicas. Aún así, por norma general, fumar lento, buscando el “punto” de la fumada, es la mejor estrategia a seguir.

    Buenos humos!

  2. Muy interesante estudio. Pero ya que Maxi ha añadido el tipo de corte como algo a tener en cuenta, además del tipo de hoja y la humedad de esta, no deberíamos de desechar en esta ecuación, tanto la forma y grosor del hornillo, además del diámetro y longitud (la ingeniería) del conducto del humo. E incluso la forma de la pipa. No es lo mismo una pipa que otra. Cada pipa en combinación con las otras variables nos permite una cadencia . Siento ser pejilguero, pero creo que es muy decisivo en el resultado final de la fumada.

    1. Tanto Maxi en sus referencias al tipo de corte, como tu comentario sobre la forma, dimensión e ingeniería en general de la pipa, son completamente acertados y gozan de toda la razón, me parece son tan acertados que cada uno, merece un artículo aparte que complemente este tema.

      Es un enorme gusto, que se generen este tipo de comentarios que, lejos de ser pejilgueros, nos enriquecen con diferentes puntos de vista que muchas veces se complementan y dan más material para seguir ampliando conocimientos y ahondando en este hermoso arte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: