El sector afronta la desescalada sin problemas

Las autoridades irlandesas permitían que desde ayer lunes, 8 de junio, la actividad regresase a los talleres de Peterson en Dublín, además de abrir su famosa tienda de la calle Nassau. El universo Laudisi mantiene su ritmo con el teletrabajo y las nuevas normas de seguridad. La semana pasada leíamos en Briar Report que la fábrica de Savinelli también recobraba la actividad.

En España, durante todo el confinamiento hemos contado con los estancos abiertos. No nos engañemos, seguramente la combinación de asegurar unos ingresos al Estado y evitar a millones de personas con ansiedad por no poder fumar favoreció que se tomase esa decisión. Durante el confinamiento, salvo dificultades puntuales, se mantuvo el suministro. Pero, ¿cómo vive el sector la desescalada y el mundo post-covid?

Desde La Casa del Tabaco nos recuerdan que “el mundo del tabaco sabe lo que es vivir con epidemias” y desde los cultivadores a los fabricantes y distribuidores siempre se trabaja con un importante margen de suministro para evitar la carencia de materia prima. No se puede olvidar que desde que se siembra la planta de tabaco a la recolección y posteriormente tratamiento transcurren varios años. Posiblemente, ahora estén llegando a nuestras labores hojas recolectadas y tratadas hace cuatro o cinco ejercicios. Otra cuestión es la existencia de problemas ajenos a la actividad tabaquera y que impacten directamente como sucedió con la guerra de Siria.

Sí es cierto que lo sucedido en los últimos meses ha afectado a la logística mundial. “Puede haber problemas puntuales, pero el mercado no está desabastecido”, comenta un conocedor del sector. En Superestanco, por ejemplo, explican que los cierres de fronteras ha afectado a la llegada de exportaciones y eso genera alteraciones en el ritmo normal de abastecimiento pero que se solucionan rápidamente. También es cierto que se trata de un nuevo distribuidor y que cuenta con menos margen para abastecer a sus clientes. Desde La Casa del Tabaco señalan que la capacidad de sus almacenes alcanza los dos años de suministro al mercado, aunque se trata de una firma asentada.

No es el único caso. Scandinavian Tobacco Group respondieron a nuestras dudas asegurando que el sus fábricas se encuentran produciendo a plena normalidad y no esperan problemas en los suministros. Su oferta se encuentra asegurada. Otra de las grandes productoras, Mac Baren, confirma que produce con normalidad y asegura que las referencias que mantienen en el mercado español llegarán sin problemas.

Si la oferta se mantiene bien, la demanda no baja. Hasta el pasado mes de abril, las ventas de tabaco de pipa en España crecieron en veinte millones de euros hasta los 63 millones (en números redondos) desde los 43. Cierto es que buena parte del tirón se debe al empuje de las pipas de agua o shisha, pero evidencia que la demanda se mantiene.

En resumen, aunque puede haber problemas puntuales, turbulencias por estos tiempos tan extraños que nos toca vivir, la actividad del sector evidencia que podemos seguir acudiendo con tranquilidad al estanco para disfrutar de nuestras labores preferidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: