¿Momentos para cada tabaco o tabacos para cada momento?

“En la tradición teísta existe la noción de aferrarse a una palabra. Cierto acto se considera desagradable a nuestros principios. Cierto acto se considera placentero a nuestros principios… cómo sea. En la tradición del no-teísmo, sin embargo, es muy claro que la historia de “X” caso no es particularmente importante. Lo realmente importante está aquí y ahora. Definitivamente ahora es ahora. Tratamos de experimentar lo que está disponible allí, en el lugar. No tiene sentido pensar que existió un pasado que podríamos tener ahora. Esto es ahora, este mismo momento, nada místico, solo ahora, muy simple, directo. Y de ese ahora, sin embargo, surge una sensación de inteligencia, siempre, de que estás constantemente interactuando con la realidad una por una, punto por punto, constantemente. De hecho, siempre experimentamos una precisión fantástica. Pero estamos amenazados por el ahora, así que nos vamos al pasado o al futuro. Prestando atención a los materiales que existen en nuestra vida, todas estas elecciones tienen lugar todo el tiempo, pero ninguna de ellas se considera mala o buena per se. Todo lo que experimentamos es una experiencia incondicional. No viene con una etiqueta que diga “Esto es malo” o “Esto es bueno”. Lo experimentamos, pero en realidad no le prestamos la debida atención. En realidad, no consideramos que vayamos a alguna parte. Consideramos eso como una molestia. Eso es un problema. Y eso es no confiar correctamente en el ahora que realmente se experimenta, el ahora posee muchas cosas poderosas. Es tan poderoso que no podemos enfrentarlo. Por lo tanto, tenemos que tomar prestado del pasado, invitar al futuro, todo el tiempo.

Chögyam Trungpa Rinpoche

De vez en cuando, abrimos una lata de tabaco y nos disponemos a cargar nuestra pipa para encenderla sin prestar atención en la fumada, el solo hecho de tenerla encendida y dar una calada en la comodidad del espacio que utilizaremos para fumar, nos da la satisfacción que nos hizo llegar a este hermoso arte. Algunas veces fumamos mientras hacemos alguna otra actividad y regularmente no préstamos atención al tabaco que se está fumando simplemente se fuma e inconscientemente, emitimos un dictamen sobre si la fumada nos gusta o no. Hay ocasiones que sin tener la intención de catar un tabaco o prestarle demasiada atención a la fumada, nos llegan ciertas notas que nos hacen disfrutar aún más ese particular tabaco que en otras ocasiones no habíamos disfrutado tanto. Muchas veces, sucede también lo contrario, un tabaco que antes disfrutábamos en cada fumada, de pronto, deja de ser placentero para nuestro paladar.

Es cierto que no es lo mismo fumar solo que fumar en compañía de alguien, cierto es también que el tabaco (como quiera que se fume) se disfruta más con el mejor maridaje que puede existir, una buena compañía. No obstante, ya sea solo o en compañía, hay ocasiones en que un mismo tabaco se disfruta mucho más que otras; ¿A qué se debe esto?, ¿será la compañía, el estado de ánimo, el clima, el humor, el ambiente, el entorno, la pipa o simplemente casualidad lo que nos hace disfrutar más ese tabaco en ese particular momento?

Mi compañero de fumadas, Dalí.

Las variables son muchas, es como esas ocasiones en las que puedes beber todo un paquete (24) de cervezas o una botella entera del destilado de tu preferencia y seguir firme como un roble y  otras ocasiones en las que con un solo trago, caemos en un estado etílico exagerado como ese que se alcanza cuando se bebe como si no hubiera mañana.

Algunas veces fumando solo y sin la intención de catar un tabaco, este me ha dado más notas  que aquellas veces en las que pretendo catarlo y puedo pasar toda la fumada sin encontrar nada en particular. Otras veces, fumando en grupo, me pierdo en la charla y no me concentro en la fumada e irónicamente, llegan a mi paladar y retrogusto un mar de notas que me distraen de la charla y me hacen prestarle atención al tabaco, por el contrario, hay ocasiones en las que tratando de hacer una cata grupal, simplemente no percibo nada más que la sensación de que me guste o no el tabaco sin saber realmente el porqué.

Por eso surge la pregunta que da título a esta publicación, ¿Hay tabacos para cada momento o momentos para cada tabaco?

Inevitablemente esta pregunta me hace también recordar anécdotas de cofrades con los que he tenido la oportunidad y el honor de intercambiar puntos de vista, algunos de ellos como el Sr. Carlos Varas del Pipa Club Rosario (Argentina) quien mencionó en alguna ocasión que tenía un montón de latas guardadas de un tabaco que en su momento adoraba, sin embargo hoy en día es un tabaco que ya no es de su gusto, algo cambio en su paladar o gusto que hoy simplemente dicho tabaco ya no es de su agrado.

“No guardes pipas o tabacos para momentos especiales, el momento más especial es este, mañana tal vez ya no estés vivo o en condiciones para disfrutarlo”

Antonio Fink

Esta frase es muy común escucharla del Sr. Antonio Fink del grupo Pipa fumadores de México unidos, o bien, verla escrita en sus redes sociales de vez en cuando, muchas veces acompañadas de tristes noticias sobre algún cofrade que por salud tiene que dejar de fumar y por ello decide deshacerse de todos sus tabacos y pipas entre los cuales hay pipas y tabaco que nunca se fumaron.

Esto también me hace meditar más sobre la posible respuesta a la interrogante que da pie a esta publicación, ¿acaso lo mejor será simplemente cargar la pipa con el tabaco que se nos antoje y disfrutar de lo que ese tabaco puede ofrecer a nuestro estado anímico en ese preciso momento?

¡Definitivamente algunas veces es mejor no pensar y simplemente disfrutar el aquí y ahora, como sea que este se presente!

¡Buenos humos, felices tragos!

4 comentarios sobre “¿Momentos para cada tabaco o tabacos para cada momento?

Agrega el tuyo

  1. Muy interesante reflexión , llena de interrogantes que todos hemos cabalado en alguna que otra ocasión .Gracias por dar y quitar valor a este gesto tan repetitivo de nuestras vidas

  2. Existencialismo puro. A ver, reconozco que me he tenido que leer el artículo dos veces (miento, más veces pero no quiero parecer “justito” jijiji). Mi lo que quieres es argumentar para que deje de embodegar, lo siento, es ya algo compulsivo y se sale de ese razonamiento. Que eso da para otro artículo ;-P

    Buen artículo, en serio. Es por no ponerme serio, que luego a los pipafumadores nos etiquetan de estirados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: