Mis tres del semestre

Hace unos días, después de ver el video de Fabián Cuesta sobre sus revisiones del semestre decidí hacer el mismo ejercicio. Repasé las diferentes labores que fumé entre enero y junio de este año para destacar tres. No se trata de decir que son mejores que otras, sino que tres labores de ese periodo sobresalen y los motivos. Me divertí con ese ejercicio y, por esa razón, me atrevo a compartirlo con ustedes. El orden para citarlas es casi aleatorio, según surgieron en mi repaso. Sin más, mi listado:

  • Kentucky Bird. Posiblemente es mi elección más polémica y lo digo porque ya he tenido alguna que otra discusión defendiéndolo. Cuando comencé a fumar en pipa, el grupo en el que me iniciaba me aseguraron que era un mal tabaco. También es cierto que fumábamos Borkum Riff y, cuando superé esa etapa, no me acerqué al pajarito por una simple comparativa. Si el Borkum me parece malo, no voy a comprar una labor que clasificaba por debajo de él… Así que durante muchos años lo dejé al margen en mis visitas al estanco hasta la II Batalla de Labores. En uno de los debates que alimentó en Twitter, Jesús Carlos (@txustky) reivindicó sosegada y tranquilamente a KB. Así que, intrigado por sus palabras, fui al estanco a por el pajarito. Y tenía razón. No es un gran tabaco, no es la labor que me llevaría a una isla desierta, pero sí una labor para cuando me apetece fumar pero no tengo ganas de mucha nicotina; una labor para iniciarme; para aprender a respirar de manera tranquila y buscar sabores, para cerrar el día o para media mañana. Un amigo fiel, un descubrimiento.
  • Peterson University Flake. En mis diferentes visitas a los estancos, era fácil que el University estuviese ahí, pero no lo cogía nunca. ¿Por qué? No lo sé. Igual cuando llegaba a ese lineal ya tenía muchas latas, tal vez me hubiesen hablado de él… Pero sean las razones que sean las maldije cuando abrí la lata. Me sorprendió el chorro de olor a naranja que salió de ella. ¿Cómo es posible? Yo, que presumo de sentidos en negativo, me veía rodeado de naranjales, de luz mediterránea… El caso es que regresé al mundo real, me preparé la pipa y lo disfruté. Lo disfruté todas las fumadas, lo regale y lo gocé cada vez que abría la lata y recibía ese olor. Fácil de fumar, para buscar sabores y disfrutarlo en silencio. Al escribir este párrafo caigo en la cantidad de veces que escribo disfrutar. Y sí, ese es el verbo para tener en cuenta a la hora de describir esta labor. Para tener en cuenta en mis rotaciones permanentes. Una joya para disfrutar.
  • Peterson My Mixture 965. En mayo escribí mi comparativa entre la época Dunhill y la Peterson. Desde entonces seguí fumando mi lata de Peterson. Posiblemente será la oxidación natural al abrirse, la humedad de Asturias… ¿Yo qué sé? Pero lo cierto es que la labor evoluciona, cada vez me recuerda más la Dunhill. ¿Autoconvencimiento? No lo sé. Dejo ese debate a otros expertos. Lo único que sé es que esa distancia que noté en la primera pipa es cada vez menor. Y para uno, que es un enamorado de My Mixture 965, respira tranquilo porque sabe de la tranquilidad de tener esta labor en el estanco de referencia.

4 comentarios sobre “Mis tres del semestre

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: