BRUTO SORDINI

A modo de introducción

Hace un mes publicaba en este mismo blog una entrada dedicada a Vitaliano Posella y hace unos días otra en la que hablaba del proyecto de Encadenados. Pues bien, la elección de Posella para continuar con la cadena ha sido ni más ni menos que Bruto Sordini.

Las conversaciones con este artesano me han dejado claro que conoce perfectamente la historia de la pipa en la región italiana de Pésaro. Y no podía ser de otra forma, pues tras trabajar en Mastro de Paja, ser miembro fundador de Ser Jacopo y pasar por algunos otros talleres, siguió su carrera en solitario bajo el nombre de Don Carlos (aunque para ser justo debería decir junto a su esposa Rosaria).

¡Tremenda foto! De izquierda a derecha: Maurizio Tombari (Le Nuvole), Massimo Palazzi (L’Anatra), Cristian Galeazzi (Regina Scarlatta), Bruto Sordini (Don Carlos), Mario Pascucci (Pascucci), Andrea Pascucci (Fiamma di Re) y Guido Rinaldo (Rinaldo)

Bruto Sordini tienes muchas historias interesantes que contar y me ha dado hilos de los que tirar que ni siquiera conocía. Pero para esta entrada ha preferido hablar de su trabajo y de las innovaciones que ha introducido. Sin más, vamos a por ello.

Bruto Sordini en sus propias palabras

No creo que sea muy interesante contar mi historia personal. Creo que será más interesante contar lo que creo haber creado, cambiado y evolucionado, siempre con respeto a la simetría.

Cuando en 1982 fundé mi primera empresa, era el más joven y el menos experimentado de los tres socios. Entonces la pipa se restringía a dos preceptos: formas clásicas y cazoletas ovaladas. No se buscaba más allá, porque todo ya estaba inventado. Este concepto binario siempre me pareció una limitación. Como motorista nato, nunca soporté la idea de ir a recorrer Córcega porque era demasiado pequeño. Quería nuevas ideas, nuevas formas, nuevos espacios. Muchas tardes Rodolfo (el más visionario de los artesanos de Pesaro) venía al taller y cada vez colgaba algo diferente de su boca, algo nunca antes visto, que siempre me dejaba asombrado. Mi inquietud era creciente, tenía que hacer algo por mi cuenta. Cinco años de sociedad, luego otros dos dirigiendo un taller y finalmente el regreso a mis montañas, finalmente libre.

Sólo me quedaba pendiente un tema: la obsesión por ser plagiado. Para evitarlo, en 1994 (los años son aproximados, se me hace difícil recordarlos con exactitud), patenté el sistema Hydra para detener la humedad que a menudo se forma en la pipa. Ese año fui galardonado como el mejor artesano de Las Marcas (nota de traducción: Las Marcas es una de las regiones que conforman la República Italiana), pero ello no impidió que una empresa griega, a la que había enviado muestras, lo copiara desde cero y lo presentara como propio en una exposición en Alemania. Allí se terminaron las patentes, inútil pérdida de tiempo y dinero.

Don Carlos Hydra

En octubre de 1997, con la ayuda del entonces alcalde, logré organizar una exposición en Acqualagna en el seno de la Feria de la Trufa. El espacio más bello lo ocuparon una decena de artesanos de la pipa de toda Italia. Allí presenté mi anillo de plata con una pista, dentro de la cual estaba insertado mi logo. Era la primera vez que se hacía una cosa así. Hoy son muchos quienes usan este sistema.

En 1998 quise ver qué efecto tendría una pipa clásica curvada hacia atrás, con la boquilla hacia arriba. Fue una visión hermosa, nació Kronos y fue un éxito. Tanto que perdí las ganas de hacerlas y han pasado al menos dos años desde la última.

Don Carlos Kronos

En 2001 inserté completamente la boquilla en la pipa, no sólo la espiga, sino el cuerpo de la boquilla en sí. La pipa fue presentada en una exposición alemana y la idea se hizo muy popular.

En 2003 mis amigos de Madrid me pidieron una pipa conmemorativa por el cuarto centenario de la publicación de Don Quijote de la Mancha. Nació así La Cervantina, un encargo que no me dejó dormir en muchas noches. De repente una mañana lo tuve claro: representaría un molino de viento, una lanza, una lechuguina y un bocal de cañón para recordar al “manco de Lepanto”. No faltaba nada. Un madrileño se puso de pie y dijo “¡Falta Dulcinea!”. Y no, bastaba con encender la pipa para hacer aparecer a Dulcinea.

La Cervantina

En 2008 en la Festa della Pipa invitamos a un noruego, alumno de un gran maestro. Debía revelar la forma de crear el “golden contrast”. Fue una mañana terrible, usó productos altamente tóxicos cuyo nombre no recuerdo y para hacerlo con protección usó guantes veterinarios. Fue demasiado para mí, que considero el brezo casi sagrado. Se lo conté a un amigo artesano, que asombrado me reveló que la forma más natural de colorear la madera es usando acetato. Era cierto y funcionó, con acetato se obtiene un negro intenso. No quería ocultar este método, mis colegas debían saberlo. En los años siguientes salieron de mis manos otras formas nuevas nunca antes vistas: Disamara, Semicroma, 2.10… Pero en mi opinión lo más bonito que hice sigue siendo el redescubrimiento del acetato. Creo que he evitado a muchos de mis colegas el uso de ciertos tintes químicos altamente tóxicos.

Disamara
Semicroma
2.10
Homenaje a la obra Soleil Rouge de Joan Miró

En el futuro todavía me vendrán cosas nuevas a la mente, sólo deberé esperar y recordar los sueños de la noche, hasta el punto de tener una visión completamente diferente a la de mis colegas.

En mi colección

Una única pipa firmada por Bruto Sordini forma parte de mi colección. Una pipa muy especial, pues al abandonar Ser Jacopo en 1990 y antes de empezar a marcar sus pipas con el nombre de Don Carlos en 1992, sacó al mercado sus pipas con la firma RES. Ese nombre hace mención a las iniciales de “Rosaria e Bruto”. Se trata de una pipa grande, de brezo calabrés según me confirma el artesano, y con un veteado espectacular.

Para finalizar

Agradecer enormemente a Vitaliano Posella por haberme contagiado su entusiasmo y a Bruto Sordini por acceder a participar en este proyecto de Encadenados. Sé que le ha costado mucho escribir el anterior texto, pero estoy convencido de que le compensará al verlo publicado.

Ahora le toca elegir al próximo eslabón de la cadena… ¡y creo que ya lo ha hecho!

6 comentarios sobre “BRUTO SORDINI

Agrega el tuyo

  1. Buenisimo articulo Tomeu, Don Carlos es una marca mítica, esa pipa Cervantina es una preciosidad, ¿Alguien sabe de una tienda o mercado de pipas de segunda mano?

    Me encantaria hacerme con una de estas!

  2. Gracias Tomeu!.

    Hoy conozco un poco más a éste artesano. De él tengo una pipa pequeña, bonita, muy de mi estilo de fumadas medias.

    Me tienes enganchado!!

  3. Una pasada. Por mi papel en la bitácora, he tenido la suerte de que Tomeu me iba avanzando los detalles del proyecto. Pero, la verdad, es que leído es mucho mejor de lo que me había avanzado.
    Fantástico por la cantidad de información que aporta.
    Y el detalle de la pieza en la colección de Tomeu le da un toque diferente al artículo. No sé si la palabra es humanizarlo. Pero me gusta mucho el resultado final.

  4. Buona sera. Grazie per aver ricordato il babbo con affetto, stima ed amicizia. Il babbo Rodolfo, le stringerebbe la mano così come gliela stringiamo virtualmente io e tutti i figli. Parole le sue, che testimoniano l’umiltà del Mastro Rudy che non si è mai vantato di nulla se non, di avere grandi amici e di essere un uomo buono e semplice innamorato dei valori. Grazie

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: