Davide Iafisco

A modo de introducción

Vamos con una nueva entrega de la serie encadenados, esta vez con el artesano propuesto por Andrea Gigliucci. Se trata de Davide Iafisco, nacido en la segunda mitad de los años 70 pero con más de 15 años de experiencia.

Cuando uno busca información sobre Davide Iafisco enseguida se da cuenta de una cosa: ha buscado los mejores maestros que ha podido y los cita agradecido como referencias en su aprendizaje. Es una muestra de la parte humana de nuestra afición: compartir, ayudar, enseñar, agradecer…

Dejemos que sea él quien nos hable de su experiencia.

Davide Iafisco en sus propias palabras

Todo empezó con una nube de humo.

Al observar a unos amigos fumando en pipa me sentí inmediatamente estimulado a saborear sus aromas y poco después comencé este viaje que nunca ha dejado de apasionarme hasta hoy.

Pasó poco tiempo antes de que sintiera un deseo urgente: hacer una pipa con mis propias manos.

Los primeros pasos de mi camino me llevaron a las virutas de los talleres de artesanos de pipas que demostraron ser muy amables y estar dispuestos a compartir conocimientos y pasión; quizás éste fue uno de los aspectos más estimulantes que me llevó a continuar sin dudarlo hacia la creación de una verdadera profesión.

Después de esos primeros encuentros, hubo muchos momentos de crecimiento y cuanto más me internaba en el laberinto de la artesanía, más maduraban en mi las ganas de mejorar el estilo y perfeccionar las líneas.

El siguiente paso hacia el estilo freehand tuvo lugar casi automáticamente, habiendo desarrollado mientras tanto una fuerte necesidad de liberar la imaginación realzando la belleza del brezo tanto como fuera posible.

Teddy Knudsen fue el primero de una larga lista de artesanos con los que tuve el placer de aprender más sobre esta técnica, muchos de los cuales luego se convirtieron en amigos.

La combinación del estilo clásico con el freehand siempre ha sido mi predilección, ya que «nací» como fumador de pipas clásicas (italianas e inglesas) y creo que seguirán por siempre dándome maravillosas fumadas. Además, una parte fundamental de mi acercamiento al mundo de la pipa como artesano incluye un gran respeto por toda la tradición de fábricas y manufacturas que han definido el estilo a lo largo de los años, interpretando las mutaciones de los gustos y guiando a los clientes hacia nuevos horizontes estéticos.

La pipa artesanal, en mi concepción, se convierte así en una condensación de un patrimonio cultural diferente y estratificado a lo largo de las décadas que aborda el pasado con respeto, interpretando el presente a través de la fuerza de un espíritu joven y libre.

El mundo de la pipa artesanal también está lleno de sensaciones, desde el momento en que el olor del brezo recién llegado del aserradero invade el taller hasta el aroma que se desprende durante el primer encendido con el tabaco favorito. En la creación, cada detalle a veces se evalúa durante horas o días y se crea siguiendo un flujo de conciencia que dice mucho sobre el artesano y éste es un elemento que los coleccionistas más experimentados son capaces de intuir cuando eligen su nueva pipa.

A menudo sucede que el artesano se inspira en los edificios, la música, la naturaleza, el arte y en general en todo lo que consigue estimular la propia sensibilidad estética que elabora y devuelve la realidad en la que nos movemos en forma de juegos de líneas. Desde la elección de los materiales hasta el acabado de la pipa, cada paso va acompañado de emociones pasadas y presentes, de estímulos absorbidos, de miedos, de recuerdos, de esperanzas y de momentos felices. En este sentido, de hecho, no hay mucha diferencia con los paradigmas que definen el arte.

A veces, al pensar en cómo llegué a hacer de las pipas mi trabajo, me doy cuenta de cuán necesaria es una dosis saludable de locura para transformar la intuición y los sueños en una realidad productiva que, de hecho, se convierte en un estilo de vida lleno de momentos emocionantes, así como de compartir y amistad.

Para finalizar

De nuevo este proyecto nos acerca a artesanos que viven su profesión como una auténtica pasión. Es un lujo hablar con ellos y darse cuenta de la fuerza que trasmiten. La búsqueda de la originalidad, en todos y cada uno de los artesanos que han participado del proyecto encadenados, es casi una obsesión.

Ahora, dejemos que Davide nos proponga el nuevo eslabón de la cadena.

2 comentarios sobre “Davide Iafisco

Agrega el tuyo

  1. Felicidades. Un artesano poco conocido, pero con trabajos muy interesantes. No me atrevo a mirar los precios para no entrar en síncope. Así que me quedo con sus palabras que muestran pasión pipera. Un artesano a seguir.

  2. Creo que se me había pasado este artículo.

    Como Fer, no conocía su trabajo, que me parece excepcional. Ahora me toca buscarlo por instagram o otra Red para observar más de cerca su trabajo.

    Gracias Tomeu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: