Cata – ‘Rimboché’ – Daughters & Ryan

Nombre de la mezcla: Rimboché
Marca: Daughters & Ryan
Maestro mezclador: Mark Ryan
Manufactura: Daughters & Ryan
Tipo de mezcla: Virginia/Perique
Corte: Ribbon
Ritmo de fumada: Lento

Esta labor se presenta en 2 versiones, Rimboché A.P. (arcadian perique) y Rimboché S.J. (Saint James perique) que tienen algunas similitudes y en cuya versión A.P. resulta un poco más avinagrada y ligeramente ácida. En esta ocasión, la reseña se centra en la versión Rimboché S.J.

Una labor no muy popular y muy subestimada que puede sorprender a quien le da la oportunidad. Para el aficionado a las labores virginia-perique le parecerá una labor suave y ligeramente plana. Para el que se inicia en este tipo de labores le resultará agradable y placentera. No es para nada compleja y va directo al grano en cuanto a los matices que ofrece sin ser abrumadora y sin agredir al paladar. Es una labor que se presta para tenerla en la rotación diaria, de esas que puedes fumar en cualquier momento y sentirte libre de hacer cualquier actividad sin preocuparse de poner atención en lo que se está fumando.

En frío:

Recién salido de la lata o el empaque el aroma es muy similar al tamarindo con un ligero aroma a tepache y acompañado de un toque de vinagre. Cuando se embodega en recipientes de PET (tipo tupperware), los aromas que tenía recién salido de la lata se mantienen y es hasta después de varios meses que se empiezan a notar evoluciones en los aromas que ofrece comenzando a surgir aromas dulces y cítricos parecidos a los de la ciruela y las pasas mezclados con ese olor a tepache y tamarindo.

Cuando esta labor es guardada en frascos de cristal y embodegada, al cabo de un par de meses evoluciona y el aroma se torna dulce, acaramelado y similar al azúcar mascabado. Se detectan un ligero toque cítrico y aroma a higo deshidratado y pasas. Entre más pasa el tiempo de embodegado, estos aromas se intensifican más. 

Al ser un tabaco embodegado por ya varios meses, el aroma del perique se pierde entre el dulzor resultado de la evolución por embodegamiento. Es muy sutil el aroma avinagrado y cítrico del perique que en ocasiones pareciera desaparecer del todo, dando paso a un aroma sumamente dulce. El picor del perique al olerlo en frío no provoca ningún tipo de picor y es apenas percibido a través de ese sutil y débil toque cítrico y avinagrado.

Primer fuego:

El encendido es muy herbal y terroso, el perique se deja sentir de inmediato en la nariz y la parte superior de la lengua. El sabor herbal es parecido al té verde que poco a poco va desapareciendo entre un toque a pimienta y el sabor terroso. Bajando el ritmo a lento después del encendido y al cabo de unos minutos, el sabor comienza a ser ligeramente dulce. Luego del encendido se debe bajar el ritmo de la fumada a lento para evitar que la pipa se sobre caliente, ya que, esta labor suele alcanzar temperaturas muy altas de forma muy rápida si la calada se mantiene a un ritmo medio.

Cuando la carga viene de una lata o empaque recientemente abierto, se suele presentar una nota avinagrada que acompaña un primer amargor y las notas herbales durante el primer fuego.

La evolución en sabor también se nota, ya que, sin embodegamiento se detecta una nota a vinagre. Esta nota pierde fuerza y se vuelve muy sutil cuando ya ha pasado tiempo de embodegado. No obstante, basta con acelerar el ritmo para que esta nota cobre fuerza y se haga presente resurgiendo desde el fondo y haciéndose notar, pero sin tomar protagonismo. En este punto, el dulzor se vuelve cítrico y terroso acompañado de esa sutil nota a vinagre e incrementando la sensación de picor en la nariz.

Fumando en un ritmo lento casi como aquel que se utiliza en una competencia de fumada lenta, el sabor es agridulce y de vez en cuando, se percibe un sabor similar al de malvavisco asado (la parte ya carbonizada). De dar caladas largas y profundas, el tabaco quema demasiado rápido y sobrecalienta la cazoleta. Por lo tanto, es recomendable dar caladas cortas y lentas. Esto nos permite apreciar mejor el tabaco y los dulzores que nos ofrece.

El dulzor es agridulce como el de un fruto cítrico (a mí me recuerda al limón dulce). En nariz se siente fresco y ligeramente picante, pero si se acelera un poco el ritmo y se da un par de caladas más profundas, este picor en nariz se intensifica sintiéndose en toda la fosa nasal. Se siente un picor muy sutil que recorre la parte media del paladar hasta la úvula donde desaparece rápidamente. Sin embargo, en nariz este picor se nota con más fuerza y perdura por mucho más tiempo.

Fuegos posteriores:

Si el reencendido se hace con caladas rápidas, la fumada se torna amarga y muy picante, pero cuando el reencendido se hace con calma y aun ritmo lento, se detecta un sabor parecido al malvavisco asado, a esa parte donde ya carbonizo, pero aún se percibe el dulzor del malvavisco derretido.

Posterior al reencendido, si el ritmo se acelera, la fumada arroja un toque herbal, terroso y con un ligero toque de pimienta. El perique se siente con intensidad en las fosas nasales cuando la calada es profunda y se hace la exhalación retro nasal, la sensación de picor en nariz perdura más allá de la exhalación.

En un ritmo lento, se presenta nuevamente el sabor agridulce y el toque a pimienta que en nariz es muy refrescante. En este punto el perique resulta ser muy placentero y para nada agresivo en boca o nariz. La labor no es para nada agresiva después del reencendido.

En ningún momento se presenta una nota que sobre salga o que tome protagonismo. Hasta cierto punto se puede decir que el perfil de aromas y sabores es un tanto plano, pero para nada aburrido. La fumada es suave aunque no por eso significa que no se sienta que se está fumando un virginia-perique. En todo momento el perique hace su papel de equilibrar la labor aportando esa nota cítrica y con pimientos que refresca la nariz y el sistema respiratorio superior.

Conclusiones:

Esta labor ofrece una fumada suave y para nada compleja. Sin embargo, sí exige que se fume a un ritmo lento, ya que, su presentación en formato ribbon, está acompañado de hebras de tabaco muy delgadas en cuanto al espesor de la hoja, lo que resulta en un tabaco de rápida combustión cuando las caladas son profundas y a un ritmo medio a rápido ocasionando, un sobrecalentamiento de la cazoleta e irritación en lengua y paladar.

Debido a esto, es un tabaco recomendable para aquel que se inicia en las labores virginia-perique y que además, está practicando con los ritmos de calada y cadencia lentos.

Acompañar esta labor con una bebida requiere que esta, no sea de un sabor muy intenso, ya que, apagara por completo los matices que ofrece. Una taza de té, un café o un vaso de agua simple, serían los acompañantes ideales y si hablamos de cerveza, una lager le viene bien. No obstante, cualquier destilado sobresaldrá muy por encima de esta labor haciendo que sus matices se pierdan ante aquellos que ofrece el destilado.

¡Buenos humos y felices tragos!

3 comentarios sobre “Cata – ‘Rimboché’ – Daughters & Ryan

Agrega el tuyo

  1. Enhorabuena por la cata. Como siempre, tengo la sensación de ir fumándolo mientras te leo. Y cuando es una labor que desconocía totalmente, como es el caso, se agradece especialmente.

  2. Buena cata.

    Mis impresiones de ésta y otras labores de D&R es de tabacos planos y excesivamente ásperos, secos. No tienen casi nada de aditivos (o excepto un anti-moho, directamente no tienen ninguno), pero para mi son tabacos preparados para RYO, y eso se nota. Procesamiento cero, que cuando se le da (un grupo de pipers experimentamos con éste tabaco, haciendo cake con prensa hidráulica y calor de 38-39°) aporta matices y sabores que la elevan de forma marcada.

    En definitiva, para romper y introducir otros tipos de tabaco en la rotación de tabacos, me vale, pero para nada es un tabaco de cada día en en cada momento.

    Pero esa es mi experiencia… Eso sí, son tabacos se calidad (o a mi me lo parecen) y a un precio muy bueno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: